¿Qué comer durante estos días? Alimentación consciente y confinamiento

 

Como estamos comprobando estos días, gracias a productores y distribuidores se está garantizando el aprovisionamiento de todo tipo de alimentos en nuestras tiendas habituales. Así que, disponemos de multitud de opciones a las que acceder.

Una alimentación sana es parte indispensable para mantener un estado de salud óptimo, por lo que en estos momentos en que debemos mantener nuestro cuerpo saludable y con un sistema inmunológico fuerte, lo que comemos y las opciones que escogemos, tendrán un papel fundamental en nuestra energía y vitalidad.

Productos ecológicos y de proximidad

Siempre os hemos recomendado el consumo de frutas y verduras diarias, y en la medida de las posibilidades que éstas fueran de origen ecológico y de proximidad. Durante este periodo reforzamos esta idea. A parte de fomentar un consumo más responsable, los alimentos procedentes del pequeño comercio son más seguros que los que venden en las grandes cadenas de supermercados, puesto que pasan por menos manos; tanto en su recolección, distribución o venta. También la afluencia de gente en estos comercios es menor, por lo que estaremos menos expuestos y expondremos menos a los demás.

Hambre real – hambre emocional

Por otro lado, al pasar tanto tiempo desocupados, es importante que podamos diferenciar el hambre real de la gula. Cuando estamos en casa sin hacer nuestras rutinas habituales, es muy normal que pueda darnos por comer más de la cuenta y darle rienda suelta al hambre emocional. Para evitar eso es importante que comamos con consciencia.

Horario de comidas y prácticas

Al estar confinados y sin obligaciones, podemos acabar por desajustar las horas de comidas por pereza o desidia. Es conveniente mantener un horario de comidas y de buenas rutinas en general respecto a ello. Lo ideal sería adaptarse a un horario más europeo: desayunar temprano, comer sobre la 13h y cenar entorno a las 19:30 u 20h como muy tarde. Puede ser de ayuda adaptarse a los horarios de los que tengáis peques en casa. Cenar con ellos temprano, dos o tres horas antes de acostarnos, le dará al metabolismo la oportunidad de digerir los nutrientes y sentirnos más livianos a la hora de irse a dormir. Es decir, nuestro sueño será más profundo y reparador que con un estómago lleno. 

Estos días, dado el tiempo del que disponemos, podemos practicar el hábito de masticar atentamente cada bocado; aunque pueda parecernos a priori un gesto poco relevante, no lo es en absoluto. Cumple con incontables propósitos vitales y fundamentales, como favorecer la digestión. No engullir demasiada comida, permitiremos así también que la orden de saciedad nos llegue al cerebro antes de haber comido demasiado.

Si masticamos bien, tendremos menos trabajo en el resto de las etapas digestivas favoreciendo la absorción de nutrientes y minimizando las dificultades y molestias derivadas de una mala digestión en el estómago o intestino (hinchazón o gases, por ejemplo).  Además favorece la acción del sistema nervioso parasimpático, encargado de dar lanzar la orden para la producción de jugos gástricos que necesitamos para la digestión estomacal. Y que también nos ayuda a relajarnos.

 

Comer sin prisa y en un entorno tranquilo será fundamental estos días, por lo que es recomendable no ver los informativos mientras lo estemos haciendo. La sobrexposición de noticias perjudican nuestra salud emocional, nos tensan y hacen que los alimentos que ingerimos no nos sienten bien. Hay que estar informados, pero hay que dar un espacio para ello en otro momento, es otro tipo de ingesta que mejor no mezclar con la de los alimentos.

Evitar las bebidas estimulantes será otra gran ayuda estos días. Por ejemplo, no es necesario tomar café para sobreexcitarse en casa. La achicoria soluble tiene innumerables beneficios, sus propiedades son similares a las del café; prácticamente el mismo color y un amargor similar, pero nada de cafeína, así que puede ser una buena alternativa. Otra opción es el té macha, que fortalecerá tu sistema inmunitario y ayudará a reducir el estrés, estimulando la mente pero relajando el cuerpo.

Es importante estar muy bien hidratados, si no bebes agua, es fácil que tengas más sensación de hambre.

¿Qué comer?

Carne y pescado

Nuestra recomendación es la de seguir un consumo moderado. De nuevo, recordaros que el origen de estos sea ecológico. Evitar comprar la carne de grandes superficies comerciales, puesto que proviene de granjas dónde los animales están hacinados y requieren ser continuamente medicados con antibióticos. Consumir pollo o pavo, y con mucha menos asiduidad carnes rojas, como ternera o cordero.

Respecto al pescado, algo parecido. Hay que procurar que no sea procedente de piscifactoría y mejor de tamaño moderado. Los atunes o el pez espada por bioacumulación, contienen más metales pesados y toxinas. Eso significa que al estar por encima de la cadena alimentaria, ingieren mayor cantidad de peces y van aglomerando todos sus tóxicos. Ahora por ejemplo, viene temporada de bonito, y en la medida de lo posible mejor optar por estas opciones.

Ambos, carne o pescado siempre acompañados de verdura, y que esta sea de muchos colores diferentes: lilas, naranjas, verdes, etc.

 

Los distintos colores de las frutas y verduras corresponden a combinaciones de diferentes nutrientes y fitoquímicos, cada uno de los cuales tiene propiedades específicas para la salud.

Verduras y frutas

Consumir diariamente ambas.

En cuanto a la verdura, es importante incorporar una crema con ellas al menos tres veces por semana. Como os decíamos, que sean de distintos colores. Recomendaciones prácticas:

  • Verde: Calabacín con piel, brócoli, espinaca, corazones de alcachofa. Adornada con unas puntas de espárragos trigueros
  • Naranja puede llevar: Boniato, calabaza, zanahoria y chirivía. Adornada con unas semillas de calabaza
  • Blanca: Puerro, champiñones, hinojo y alcachofa de Jerusalén (un tubérculo conocido también por tupinambo). Adornada con sésamo negro

Otras opciones para cocinar las verduras:

  • Al wok con salteado suave
  • Al horno suave
  • Guiso lento
  • Cocinadas al vapor
  • Caldos. Especialmente importantes para aportarnos minerales y sobretodo mantenernos calientes. Si no eres vegetariano, es muy interesante poder hacer el caldo con huesos ecológicos. El consumo de este tipo de caldo de cocción lenta tiene una larga tradición en el tiempo. Debido a su perfil nutricional es de gran ayuda para cuidar el sistema inmune, tanto en prevención como en periodos de convalecencia. Apoya la buena función del sistema digestivo, proporcionando calor y mejorando la calidad y la correcta permeabilidad de la mucosa.

Bebidas calientes

 Es también importante para cuidar el sistema inmune y mantener nuestra “caldera interior” encendida, las bebidas calientes ayudarán muchísimo. Recomendaciones:

Infusión para proteger las mucosas y mantenerlas hidratadas:

  • Llantén, malva y tomillo a partes iguales. Añadir una cuchara sopera en agua a punto de ebullición, apagar el fuego, tapar y reposar 5 minutos.

Cúrcuma latte:

  • 1 taza de leche de coco orgánica (o cualquier otra leche vegetal al gusto, evita la de soja)
  • 1 cucharaditas de cúrcuma en polvo
  • 1/2 cucharadita de canela en polvo
  • 1 cucharadas de mezcla de especias recién molidas (clavos de olor, pimienta negra y semillas de cardamomo)
  • 1/2 cucharada de miel cruda, opcional

 

Hay que tener en cuenta que, para que sean más efectivas, las bebidas calientes no deben estar hirviendo. Así nos aseguraremos de no provocar daños extra a las mucosas.

 

En general, la recomendación es alimentarse con comida “real” evitando todo lo posible los productos ultraprocesados, bollería industrial, platos precocinados, fritos y congelados industriales, enlatados y cargados de conservantes.

¿Dónde comprar?

Como os decíamos hay que apostar por el pequeño comercio por distintos motivos. Aunque otra buena medida de precaución es pedir que te traigan la compra estos mismos comerciantes que están viendo peligrar sus negocios, debido a que la mayoría de personas optan por asaltar en masa los grandes supermercados. La crisis sanitaria y económica provocada por el COVID-19 ha obligado a cerrar la gran mayoría de estas tiendas y la necesidad de adquirir productos desde casa, ha provocado un repunte del comercio electrónico de ellos.

Por ejemplo, algunos mercados municipales se han organizado para servir a domicilio.

Por ciudades, mercados que ofrecen este servicio:

En Barcelona:

https://ajuntament.barcelona.cat/mercats/es/canal/servei-domicili

En Madrid:

https://www.mercado47.com/

En Valencia:

https://www.mercadocentralvalencia.es/Comprar/ServicioDomicilio

Como nuestra Clínica se haya en Barcelona, os dejamos con algunas opciones para poder comprar desde casa alimentos ecológicos en esta ciudad, pero si hacéis una mínima búsqueda en vuestra población, seguro encontraréis opciones.

En Barcelona:

www.peixacasa.cat

www.pastures.cat

www.obbiofood.com

www.biospace.com

www.elpetitbane.cat

www.ilovefood.es

Para leer más artículos de nuestro blog haz clic en el siguiente enlace