Prevención cardiovascular

Prevención Cardiovascular en la Mediana Edad

La enfermedad cardiovascular (EC) -infarto, ictus, angina de pecho…- es una patología degenerativa crónica que dificulta el paso de sangre a los órganos afectados hasta provocar la muerte celular. Tiene buen pronóstico cuando se diagnostica a tiempo, en su fase asintomática.

La hipertensión arterial, principal causa de muerte evitable en la población general, está muy relacionada con el riesgo de EC prematura y muerte súbita cardíaca en la mediana edad. Además, la hipertensión en la mediana edad es también un importante factor de riesgo de Alzheimer en la edad avanzada. Así que la hipertensión en la mediana edad es una prioridad preventiva.

Tabaquismo, colesterol elevado, diabetes y sobrepeso son otros de los factores de riesgo cardiovascular (RCV) más conocidos, a los que se suman factores psicosociales y antecedentes familiares de EC prematura.

El mejor tratamiento de la EC es su prevención, especialmente en la mediana edad. Los varones, en estas franjas de edad, constituyen el segmento poblacional más vulnerable y en el que la patología coronaria provoca mayor impacto socioeconómico. A pesar de ello, las guías clínicas actuales infravaloran el riesgo de estos pacientes, de forma que la mayoría de infartos se producen en pacientes etiquetados previamente de RCV bajo o moderado.

Por este motivo, hemos desarrollado un innovador programa de prevención cardiovascular capaz de detectar con gran fiabilidad a los pacientes que se encuentran en la fase asintomática de la EC.

El objetivo de reducir el número de infartos, mejorando la salud cardiovascular y calidad de vida. Y contribuir, con ello, a impulsar la prevención cardiovascular de forma más eficiente.