Cómo cuidar tu salud en 2016

Cómo cuidar tu salud en 2016

QUIM VICENT, D.O. y director de Arvila Magna, propone una serie de sencillos consejos para ayudarnos a conseguir y mantener el equilibrio físico y mental a lo largo del año

Cada año que pasa me hace especial ilusión preparar unas palabras de agradecimiento a todas esas personas que cada día nos regalan un poco de su confianza para que desde Arvila Magna les ayudemos a cuidar su salud. Realmente os tengo muy presentes a la mayoría de todos vosotros, y más cuando me dedico durante unos minutitos a pensar en estas palabras de total agradecimiento.

Tras las fiestas navideñas, escucharás o leerás muchísimos consejos de depuración de los excesos de estos días, pero, si me permites, yo los resumiría en uno sólo: tenemos que intentar hacer la vida mucho más fácil. Y lo que no puede faltar si queremos conseguir una verdadera desintoxicación es saber escuchar, intentar que cuando estemos con cualquier persona, sea un minuto o tres días, su emoción haya cambiado.

Sólo que nuestro interlocutor se sienta escuchado, algo cambiará, su emoción cambiará, se sentirá bien, formando parte de algo especial. Y lo más bonito: estarás haciendo un acto de amor para ti mismo, quizá mucho más egoísta de lo que jamás hubieras imaginado porque la verdadera emoción que cambiará será la tuya.

Automáticamente tu cuerpo físico cambiará porque tu química cambiará. Se segregarán un caudal de neurotransmisores que te aportarán bienestar, tus digestiones serán diferentes y tus dolores físicos disminuirán… Y todo esto con algo tan sencillo como saber escuchar y regalar amor.

Para hacer más científico este pequeño artículo, te recomendaría, si te lo puedes permitir, dormir ocho horas al día, puesto que la melatonina ayuda a prevenir muchos problemas cancerígenos, a la vez que nos ayudará a perder peso (para quienes estén preocupados por la báscula).

Aconsejo evitar las famosas cinco comidas. De la misma manera que pido respeto y amor para las demás personas, también deberíamos tenerlo con nuestros estómago e intestinos. Estar sin comer ni beber tres horas antes de ir a dormir no es tarea fácil, pero, milagrosamente, puede hacer que cambien muchas cosas.

También es recomendable evitar los refrescos con gas, especialmente la soda, gran aliada para la diabetes y cualquier patología asociada.

Otro consejo: trabaja tu plasticidad física No hace falta machacarse en el gimnasio de forma alocada, soy más partidario de un ejercicio que coordine la parte física con la emocional a través de la respiración.

Recuerda también controlar tu nivel de vitamina D dos veces al año. Hace un tiempo escribí sobre la importancia de esta vitamina, a la que también llamaba hormona. Si hay alguna duda, volveré a dedicarle un capítulo.

Por último, y esto es algo personal que llevo tiempo practicando, la gratitud… Muchísimas gracias por convertir este apasionante camino de la osteopatía en algo verdaderamente mágico, por compartir con vosotros un año más y por darme la oportunidad de corregir los errores que he cometido, disfrutando de la alegría de todos aquellos a los que he podido ayudar a recuperar su salud.

¡Feliz 2016! Siempre estoy con vosotros. Y recordad, tenemos que hacer más sencillo el camino de la vida.