Día Mundial de la Salud. Cuidar y cuidarse.

 

Para llegar hacer grandes cosas primero tenemos que hacer las cosas más pequeñas, serán el conjunto de esas acciones las que nos permitirán abrir el corazón.

 

Día Mundial de la Salud

Hoy es el día Mundial de la Salud. Este año dedicado a poner en relieve el papel fundamental que desempeñan el personal de Enfermería y Partería. Aunque en las condiciones sanitarias que nos encontramos, el reconocimiento se ha extendido de manera natural a todos los profesionales en prestación de servicios de salud en todo el mundo a lo largo de estos días. Lo estamos viendo diariamente en nuestros balcones.

Este quiere ser un mensaje de admiración para todos aquellos que se encuentren en primera línea del frente, y con ello claro está, me refiero al personal sanitario de hospitales; pero también al personal de residencias que están asistiendo a nuestros mayores, a los que salen cada día por las calles vacías a levantar una persiana para que podamos tener comida, a los que recorren carreteras y autopistas desoladas para traernos todo lo necesario. Aquellos y aquellas que recogen y limpian nuestras calles, para hacer de ellas espacios limpios e higiénicos.

Cuidado y salud

Todos ellos están velando por nuestras necesidades, en definitiva están cuidando de nosotros. Las palabras cuidado y salud están íntimamente ligadas: cuida de tu salud, cuidar de los enfermos, cuidado de los mayores, de los pequeños, etc.

En definitiva, parece que tenemos a una gran cantidad de personas, más allá de todo ese gran equipo estrictamente sanitario, que estos días se ocupan de que estemos bien. Aquellas madres y padres que están atentos de que sus hijos estén distraídos en estos momentos de aislamiento, los amigos que llaman para saber cómo estamos de ánimos, o inclusive la mirada de afecto y solidaridad de algún extraño que al salir a por la comida, pueda hacerte sentir reconfortado.

El cuidado es una característica entre los seres de una misma especie; aunque solemos incluso cuidar objetos -nuestro hogar o pertenencias-, conceptos -valores o ideologías- y de otras especies del planeta -animales de compañía o plantas-. Al cuidar ofrecemos tiempo y dedicación para que estén protegidos, no se dañen o empeoren.

Al cuidar, importa la acción, pero más la actitud que tienes hacia ese ser. Cuidar de alguien es cuidar de una persona con derechos, con una identidad y personalidad propias, y que el cuidador debe saber respetar y promover en la medida de sus posibilidades.

Es preciso que en primer lugar te sientas cuidado por ti, para que después tengas la capacidad de cuidar a otro. Intenta ser amable contigo mismo, verás que es la única manera de poder cuidar al prójimo. Los auxiliares de vuelo nos lo recuerdan en los aviones con la mascarilla de oxígeno: primero debes colocártela tu, y después podrás asistir a los demás.

No puedes procurar pasarte horas en vela al cuidado de un enfermo si no duermes. No estás siendo egoísta, sino todo lo contrario. Te estás poniendo en disposición de ayudar de manera inteligente y efectiva.

Cuidar a los demás es una de las tareas más nobles: nos hace útiles, y valiosos frente a nosotros mismos y frente a los demás.

 

Pallapupas es una asociación de carácter asistencial y sin ánimo de lucro, formada por actores y actrices profesionales remunerados que trabajan para llenar de vida a todas esas personas que lo necesitan, mediante el humor. Lo hacen con niños y niñas hospitalizados y sus familias, también con personas de la tercera edad y con personas con enfermedades mentales (ingresadas y no ingresadas), para mejorar su estado físico y emocional. www.pallapupas.org

El cuidado está estrechamente ligado con el amor

Confía en tu corazón es más intuitivo y más sabio que la mente. Ahora hemos visto que las cosas materiales se desploman en un abrir y cerrar de ojos, nuestra energía del amor crece deforma exponencial. Cuando todo el sistema parece que se desmorona, los actos de solidaridad, reconocimiento y amor parecen haber tomado los balcones y las iniciativas colectivas por doquier.

El corazón, es el órgano con mayor biomagnetismo de todo tu cuerpo, donde las ondas se expanden entre dos y cuatro metros de tu cuerpo. Llénalo de gratitud.

Hay sólidos estudios que revelan que quienes practican el agradecimiento tienen menos síntomas de enfermedad, puesto que aumentan los niveles de salud física y mental. Las personas agradecidas son más optimistas y felices, más sanas y fuertes.

Amar es cuidar. Es simple, no hay amor que se base en el descuido.

 

Mi deseo es que cada lector pueda hacer un crecimiento personal en la escala que se encuentre. Es nuestra oportunidad de ser auténticos, cada uno con su escala de prioridades. Hay muchas personas que saldrán muy perjudicadas por esta crisis sanitaria, bien sea por la pérdida de seres queridos, de trabajo o por la ansiedad que se ha generado estos meses de incertidumbre.

Es momento de cambios en muchos aspectos. Uno puede ser el personal. Abrir tu corazón para permitir que se transforme, se fiel a tus emociones, siéntelas, vívelas, sean las que sean; y así verás que tendrás la posibilidad de sanar muchas cosas. Ahora tenemos la posibilidad de abrazar a nuestros miedos para que se transformen en alguna emoción que nos permita crecer.

Con lo sucedido, tenemos que ver la oportunidad para darnos cuenta del verdadero significado de ser humano como “seres de tierra”. Deberíamos dejar de pensar que estamos por encima de ella, entender que los pies son los que nos unen a ella y los ojos al cielo, al universo. A un todo único.

Feliz día, deja que tus 100.000 latidos diarios inunden de amor a todos tus seres queridos.

Cuídate y cuida.

https://www.instagram.com/quimvicentsardinero/

Para leer más artículos de nuestro blog haz clic en el siguiente enlace