Des-conecta. Efectos de la contaminación electromagnética en nuestra salud.

Des-conecta. Efectos de la contaminación electromagnética en nuestra salud.

Contaminación electromagnética


Todos somos conscientes del beneficio que nos aporta rodearnos de la naturaleza. ¿Quién no ha experimentado el hecho de encontrarse mucho mejor tras pasar un fin de semana alejados de la civilización y en un entorno natural? Muchos de nosotros estamos deseando que llegue el momento para poder escaparnos a la montaña o a la playa. Sentimos que en esos entornos dormimos y descansamos mucho mejor.

El motivo de ese bienestar es el resultado de alejarse del estrés y de rodearse de un entorno natural. En estos entornos la contaminación electromagnética es muy inferior a la que tenemos en las grandes ciudades. Y por otro lado, la naturaleza tiene un potente efecto neutralizante de dicha contaminación en múltiples aspectos, como por ejemplo el mismo aire que respiramos.

 

Campos electromagnéticos

En el planeta hay campos electromagnéticos por todas partes y son invisibles para el ojo humano. Se producen por la acumulación de cargas eléctricas en determinadas zonas de la atmósfera por efecto de las tormentas. Son formas naturales de campos electromagnéticos.

Pero en el espectro electromagnético hay también fuentes generadas por el hombre, como los rayos X que se utilizan para diagnosticar la rotura de un hueso. La electricidad que surge de cualquier toma de corriente, como un secador de pelo, lleva asociados campos electromagnéticos de frecuencia baja. Pero luego convivimos con tipos de ondas de radio de frecuencia más alta, utilizados para transmitir información o datos, como antenas de televisión o estaciones base de telefonía móvil.

Así que, nuestros teléfonos móviles, la televisión y los transmisores de radio y radares producen campos de radiofrecuencia alta. Aquí también tenemos a los microondas, por ejemplo. En nuestras casas estamos rodeados de ellos, y más si vivimos en la ciudad en edificios donde éstos se multiplican por doquier.

 

Efectos sobre nuestra salud

Existe una nueva patología relacionada con este tipo de contaminación. Los afectados suelen encontrarse realmente mal cuando están sometidos a campos electromagnéticos procedentes de redes wifi o teléfonos móviles. Este trastorno se denomina sensibilidad electromagnética y puede resultar incapacitante.

El que la padece puede presentar, dolor de cabeza, insomnio, irritabilidad, fatiga y alteración de la concentración. Dichos síntomas desaparecen cuando se alejan de la exposición a estos campos electromagnéticos.

Que dice la OMS al respecto

La sensibilidad electromagnética es un trastorno cuyos signos y síntomas no se han definido hoy en día como una enfermedad por la OMS. Según la OMS no existen evidencias científicas que indiquen que la exposición a campos de radio frecuencia de nivel inferior a las que provocan un calentamiento de tejidos tenga efectos perjudiciales para la salud.

El problema de esta premisa impuesta por la OMS es que los efectos biológicos quedan descartados y solo se miden los efectos térmicos.  A pesar de esto, en el año 2011, la resolución del Consejo Europeo 1815, advirtió sobre la necesidad de tomar medidas para reducir la exposición a los campos electromagnéticos especialmente a las radiofrecuencias emitidas por teléfonos móviles y sobre todo a la exposición en niños y gente joven.

El baño de bosque, también conocido como Shinrin Yoku, al tratarse de una actividad procedente de Japón, es una práctica que consiste en pasar tiempo en el bosque, con el objetivo de mejorar la salud, el bienestar y la felicidad. Sus beneficios: mejora el estado de ánimo, descenso de las hormonas del estrés, refuerzo del sistema inmunitario, mejora el descanso, reduce el ritmo cardíaco, etc…

 

Si buscáis información al respecto encontraréis muchos artículos contradictorios respecto a esta enfermedad. Por un lado, podéis encontrar centenares de artículos con evidencia científica que demuestran los efectos perjudiciales y nocivos de la contaminación electromagnética sobre nuestra salud. Y por otro encontraréis centenares de artículos que desmienten y critican los anteriores.

Recomiendo a los lectores que se conviertan en observadores. Si algo tiene evidencia científica es la observación y la experimentación. Si en la ciudad te encuentras que en algún momento padeces de estos síntomas y observas y experimentas que al alejarse de la misma y rodearte de naturaleza los síntomas desaparecen, ¿cuál sería tu conclusión?

¿Te apuntas al des-conecta?

El objetivo de estas líneas es que cada uno de nosotros de manera individual y particular podamos contribuir a disminuir la contaminación electromagnética. Existe una sencilla forma de colaborar en una mejora global de nuestra salud a este nivel. Y es tan sencillo como permitirnos por las noches descansar apagando el wifi.

Si nos acostumbramos a desconectarlo por la noche conseguiremos tener un sueño más reparador y colaboraremos a disminuir la contaminación electromagnética a nivel global.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *