El exceso de ácido úrico: dolores articulares que se pueden evitar con la alimentación

El ácido úrico es un desecho del cuerpo que se genera a partir de la descomposición de las purinas procedentes de ciertos alimentos y bebidas que ingerimos. El 70% procede del propio metabolismo interno, en tanto que el 30% restante depende directamente de la alimentación. En condiciones normales de salud, la mayor parte se disuelve en la sangre, pasando de ésta a la orina para ser eliminado. Pero, si la cantidad de ácido úrico aumenta, o los riñones no eliminan bien, se produce una mayor acumulación en sangre, que originará diversos problemas de salud. Como comentamos, el problema puede ser debido a otras causas, pero lo que comemos es fundamental. De ahí que unos buenos hábitos evitarán problemas en el futuro.

En muchas ocasiones, el exceso de ácido úrico, conocido como hiperuricemia, no da síntomas y es detectado a través de una analítica sanguínea rutinaria en la que los niveles se sitúan por encima de lo normal, siendo esta cifra de entre 2,4 y 6,0mg/dL en las mujeres, y entre 3,4 y 7,0mg/dL en los hombres.

En los casos más severos, da lugar a la creación de cristales en forma de aguja que se depositan en las articulaciones, provocando su inflamación, siendo frecuente el dolor de rodilla y el de pie, la conocida “gota” del dedo gordo del pie. También pueden dar origen a problemas de orina e incluso piedras en el riñón.

El exceso de ácido úrico alto se da con más frecuencia en hombres que en mujeres, especialmente si tienen antecedentes familiares y sin son consumidores habituales de alcohol. Otros factores como el estrés, el abuso de la cafeína, el sobrepeso, la diabetes o la hipertensión, así como la ingestión frecuente de alimentos ricos en purinas también influyen negativamente. En el pasado, se decía que la gota era la enfermedad de los ricos, pues precisamente algunos de los alimentos que la provocan no eran asequibles a todos los bolsillos, concretamente la carne (de caza, sobre todo) y determinados mariscos.

Hábitos alimenticios para bajar el ácido úrico

• Evitar las carnes rojas, vísceras y embutidos. Pavo y pollo pueden consumirse con moderación.
• Se ha de controlar el consumo de pescado azul: salmón, sardina, atún…
• Los mariscos no son beneficiosos, por lo que se debe evitar el consumo de gambas, langostinos, langosta, moluscos bivalvos (vieiras, mejillones…).
• Algunas legumbres son ricas en purinas: garbanzos, lentejas y alubias, por lo que pueden ingerirse, pero sólo una o dos veces por semana.
• También ha de moderarse la ingesta de espárragos, rábanos, puerros, espinacas, champiñones y coliflor.
• Por lo que se refiere a las bebidas, se ha de evitar el consumo tanto de bebidas alcohólicas como azucaradas y carbonatadas.
• Eliminar el consumo de alimentos procesados y de bollería industrial, que aumentan el ácido úrico.
• Como alimentos vegetales especialmente favorables para reducir el ácido úrico están: la alcachofa, la cebolla, el apio la calabaza y la zanahoria. Los caldos ayudan a depurar y el otoño es una buena época para hacer cremas con estas verduras.
• La manzana, las fresas y los cítricos son las frutas ideales para bajar la hiperuricemia.
• Se ha evitar el exceso de sal y beber mucha agua y/o infusiones para activar el funcionamiento de los riñones. Un vaso de agua templada con limón en ayunas ayuda a desintoxicar el organismo.
• Reducir el estrés, con técnicas de relajación, y practicar deporte también son buenos aliados para acabar con el problema.