Farmacología Clínica

La Farmacología Clínica es la especialidad médica que mejora el cuidado de los pacientes promoviendo un uso responsable, efectivo y seguro de los medicamentos.

Su objetivo principal es fomentar la seguridad de la prescripción, maximizar los efectos del medicamento y minimizar los efectos secundarios, como reacciones o interacciones adversas. Es decir la Farmacología Clínica se centra en evaluar la relación entre los efectos beneficiosos y los riesgos de los fármacos en los pacientes.

Para el desarrollo de la farmacología clínica se requieren conocimientos médicos que permiten colaborar junto a otros especialistas, en las decisiones terapéuticas sobre un paciente concreto, o en la identificación y diagnóstico de cuadros clínicos complejos relacionados con el uso de los medicamentos.

El trabajo consiste en revisar la historia clínica de un paciente y los tratamientos o intervenciones terapéuticas que se realizan de forma individual y personalizada. Es importante descartar otras posibles patologías, así como los efectos secundarios de los fármacos que pudieran estar causando o colaborando en el empeoramiento del estado de salud actual de la persona. Forma parte de esta revisión analizar si la indicación del medicamento está o no aprobada por las agencias reguladoras y ajustar el tratamiento al paciente en cuanto a dosis y pauta de prescripción. Y en caso de considerarlo necesario se realiza una retirada de aquellos fármacos que en el estudio final obtenga una relación beneficio-riesgo desfavorable, buscando las opciones terapéuticas más naturales y menos agresivas para mejorar la salud y la calidad de vida del paciente.