Halitosis: ¿por qué huele la boca?

¿El olor de la boca de una persona te ha echado para atrás alguna vez? Si ese olor es muy intenso o se ha repetido en varias ocasiones, probablemente padezca halitosis. Es un problema que se da en un 40 por 100 de la población alguna vez en la vida y que puede ser de dos tipos: oral, en el 90 por 100 de los casos, o extraoral, en el 10 por 100 restante.

Sin duda, tiene repercusiones sociales, pues a nadie le gusta estar cerca de personas que desprenden un olor desagradable, dándose la dificultad añadida de que en muchas ocasiones el propio sujeto no lo detecta, pues se produce un fenómeno de adaptación.

Cuando la halitosis es de origen oral está causada por la presencia de placa bacteriana en la lengua en casi la mitad de los casos, en tanto que en menor medida tiene su origen en caries, problemas periodentales o relacionados con el tabaquismo.

En los casos en que la halitosis es extraoral puede deberse a problemas relacionados con problemas de oído y garganta, el aparato digestivo, el sistema respiratorio, o con patologías hepáticas y renales.

Origen del mal olor

La principal causa de la halitosis es bacteriana. En la boca están presentes varias bacterias, entre ellas las anaerobias Gram negativas, que forman parte de la flora oral y, como su nombre indica, habitan en lugares con poco oxígeno dentro de la cavidad bucal: parte posterior de la lengua, tejidos blandos, bolsas periodontales… Se nutren de los desechos de alimentos de origen proteico, que quedan en las zonas citadas así como de células epiteliales y proteínas de la saliva. Son ellas mismas las que producen compuestos sulfúricos volátiles (CSV), que son los que producen el mal olor, pues se evaporan de forma rápida y se exhalan con el aliento.

El caso de la halitosis de origen oral, ésta puede ser debida a:

• Deficiente higiene oral: no cepillarse, o hacerlo de manera errónea, sin usar hilo ni seda dental. Se origina residuos que se depositan en dientes, lengua y alrededor de las encías.
• Piezas dentales en mal estado.
• Placa bacteriana sobre los dientes.
• Prótesis removibles y dentaduras postizas sin la higiene correcta.
• Caries infectadas.
• Pericoronaritis, infeccion que se da en jóvenes por erupción de dientes.
• Dientes en mala posición.
• Retracción de las encías debido a la edad.

Cuando se trata de halitosis extraoral puede deberes a múltiples factores también: sinusitis, amigdalitis, toma de determinados medicamentos (entre ellos antidepresivos y antihistamínicos), mala alimentación, gastritis, reflujo, divertículos en el esófago, infecciones pulmonares o enfermedad renal o de hígado. El tabaquismo y el alcoholismo también pueden producir halitosis.

Cómo detectar si se tiene halitosis

Como hemos mencionado al principio, hay una fenómeno de adaptación que hace que el que padece halitosis no lo sepa en la mayoría de los casos. Una de las posibilidades es consultar a una persona de confianza si existe el problema, pero si no es posible, puede probarse a olerse uno mismo el aliento poniendo delante la mano y exhalando, o de otras dos maneras un poco menos ortodoxas, pero que resolverán las dudas: lamerse la parte interior de la muñeca, esperar medio minuto y oler, o frotar un paño o pañuelo limpio y seco con la lengua, esperar a que seque y oler la muestra. Técnicamente también es posible medir los gases que produce la boca mediante un aparato llamado halímetro.

En caso de padecer halitosis y no se resuelva a través de una correcta higiene dental diaria recomendamos la consulta con el equipo de la Clínica Dental de Arvila Magna, dirigido por la Dra. Almudena Martín. Ayudarán a determinar su causa y realizar el tratamiento oportuno para eliminar este molesto problema.