La importancia de la boca para el equilibrio del organismo

La importancia de la boca para el equilibrio del organismo

Uno de los principales errores de la medicina convencional, bajo mi punto de vista, es separar la medicina en especialidades, perdiendo así la visión integral, la capacidad de ver el organismo como un todo.

El ser humano no es solamente un pulmón, o un corazón, o un músculo… sino un todo integral que está interrelacionado. Aquí quisiera destacar un capítulo de gran interés: la boca.

De ninguna manera podemos pensar que la boca es una parte aislada de nuestro organismo y que funciona de forma independiente. Puedo afirmar contundentemente que nuestra salud general depende en gran medida de nuestra salud bucal: cualquier foco interferente en la boca (caries, amalgamas, bolsa periodontal, etc.) tiene una influencia en nuestra salud. Hernias discales, cervicalgias, lumbalgias o migrañas son patologías, por citar algunas, que me gustaría destacar dado que están fuertemente relacionadas con nuestro estado de salud bucal.

La influencia en la postura

Deberíamos observar en primer lugar la relación de la boca con la postura. Sabemos que un 70% de los problemas posturales es consecuencia de las cadenas musculares descendentes, de ahí la importancia de la oclusión. Una mala oclusión determina un conjunto de adaptaciones posturales que genera en toda nuestra estructura restricciones de movilidad, lo que implica un desplazamiento del centro de gravedad.

El cuerpo tiene una infinita capacidad adaptativa, pero la suma de estas restricciones nos va a dar una sintomatología final en forma de dolor. Y aquí es donde choca la visión de un osteópata con la visión de nuestra medicina convencional: mientras el primero profundiza buscando las causas etiopatológicas, la segunda se centra en atacar exclusivamente los síntomas.

En referencia a la mala oclusión, el trabajo del osteópata y el del odontólogo son complementarios. Uno de los principales errores es pensar que la maloclusión —el alineamiento incorrecto de los dientes o el mal encaje de los superiores con los inferiores— se centra exclusivamente en los dientes. Si vamos un poco más allá, tendremos en cuenta la importancia de la articulación temporomandibular (ATM), la relación con los temporales y la relación de todos los huesos craneales, suturas y membranas, que son importantísimos para la postura y su equilibrio.

A partir de estas adaptaciones craneales, todas nuestras líneas de gravedad quedarán afectadas, y basándonos en una de las principales leyes osteopáticas según la cual “la estructura gobierna la función”, nuestra salud estará comprometida por el simple hecho de mantener este desequilibrio postural.

Degluciones atípicas

Otra de las principales causas en patologías de la columna vertebral son las degluciones atípicas. Suponen un excesivo trabajo de los escalenos, un grupo de tres pares de músculos que flanquean el cuello, que afecta a la cadena de flexión y se manifiesta, especialmente, en forma de restricciones de movilidad del hueso hioides, que es el punto de cruce importantísimo de las cadenas musculares.

Terapéuticamente olvidamos con mucha facilidad el hioides, pero, en cada sesión, mi criterio osteopático me hace pensar obligatoriamente en desparasitar cualquier restricción existente en él. También es cierto, sobre todo en dolores de cervicales agudos que presentan degluciones atípicas, que podemos apoyarnos en un logopeda para complementar el trabajo con el paciente.

Me gusta referirme a estas degluciones porque son frecuentes en la consulta, y es un modo de dar importancia a un músculo vital como la lengua. Las persones con degluciones atípicas tienen tendencia a tener la lengua baja, con una extensión de la nuca y desplazamiento de la mandíbula que da como resultado final el prognatismo (caracterizado por una mandíbula prominente).

Como osteópata, sostengo que una disfunción de la articulación temporomandibular no sólo tiene una repercusión postural, sino también una gran importancia emocional. Como principal articulación de la expresión, tengo que destacar su relación con el componente emocional. Pero, claro, en la sociedad en la que vivimos todo aquello que no se puede comprobar científicamente parece que no existe, aunque nadie suele dudar de cómo se siente: si está feliz, triste, preocupado, etc. De acuerdo con mi experiencia, puedo afirmar de forma contundente que detrás de cada dolor estructural hay un dolor emocional.

El riesgo de las amalgamas

Insisto en la idea central de este artículo: nuestra salud bucal tiene una enorme influencia en el conjunto del organismo. Cualquier infección en la boca, como una inflamación de las encías, quistes apicales o la presencia de amalgamas, repercute en nuestro cuerpo.

Tomemos como ejemplo las amalgamas metálicas, tan utilizadas para restaurar dientes con caries. Las amalgamas son ricas en mercurio, un metal pesado y tóxico que con el tiempo se va desprendiendo. Si, además, el paciente tiene la mala suerte de fumar, la combinación del mercurio con el cadmio del tabaco puede multiplicar por 10.000 la ingesta de este metal pesado (muy difícil de quelar) dando lugar a complicaciones hepáticas que sobrecargan el hígado.

El mercurio también puede provocar en nuestra musculatura una hipoxia (falta de oxígeno en los músculos), que llevaría a una posible hipotrofia muscular (disminución del volumen de los músculos) y, por qué no, a un resultado final de hernia discal. Toda hernia discal, independientemente del factor que la desencadene, está precedida de un fracaso muscular de la vértebra afectada.

El Dr. Ernesto Adler estudió la relación de cada pieza dentaria con las diferentes partes y vísceras del cuerpo. Buscando las relaciones de estos estudios con mi tesis, cualquier patología lumbar con afectación discal o no requiere un examen de la disposición de las muelas del juicio, viendo si tienen espacio o no. Si tocan el nervio facial o el nervio trigémino, es importantísimo eliminar esta interferencia en caso de patología discal.

Todas estas afectaciones en la boca ponen a prueba a nuestro sistema inmunitario y limitan la cantidad de oxígeno en las células, que es el principal objetivo de la salud de cualquier persona.