Osteopatía Fisioterapia

Osteopatía Fisioterapia Acupuntura PNIE Yoga Terapéutico
OsteopatíaOsteopatía y DeporteOsteopatía GinecológicaOsteopatía y Bebe

¿Qué es la osteopatía?

La osteopatía es una filosofía de vida, una ciencia y un arte. El cuerpo humano funciona como una unidad,  y es la osteopatía la que visualiza el organismo en este concepto. La medicina debería interpretar los síntomas como un aviso de que en cualquier parte del cuerpo existe una disfunción, pues todos nuestros sistemas están interrelacionados. El osteópata tiene como objetivo evitar y tratar las restricciones de movilidad, porque cada una de ellas interferirá en mayor o menor grado en nuestra salud.

Uno de los principales objetivos que tiene el osteópata es devolver la armonía a todo el sistema, a nivel musculo-esquelético, visceral y craneal. El osteópata trabaja en cada una de estas áreas con gran variedad de técnicas, adaptándose a la edad y estado de salud del paciente, tratando que cada una de las sesiones osteopáticas sea agradable para él.

Áreas de influencia de la osteopatía

1. Osteopatía estructural: Basada en recuperar las restricciones de movilidad en el sistema músculo-esquelético, la biomecánica articular y la posturología del paciente.

2. Osteopatía visceral: Se busca el equilibrio de toda la columna visceral, mejorando la movilidad y motilidad (movimiento inherente, propio de la víscera) y mejorando su circulación sanguínea.

3. Osteopatía craneal: La correcta movilidad de los huesos del cráneo,  así como su relación con el sistema nervioso central.

Osteopatía en Clínica Arvila Magna Barcelona

Osteopatía y Readaptación Físico-deportiva

El trabajo del Osteópata con deportistas se centra en dos campos:
• Tratamiento y Prevención de las lesiones habituales en el deporte y entrenamiento físico: buscamos una correcta biomecánica articular y un óptimo funcionamiento muscular.
• Incremento del Rendimiento deportivo a través de la mejora de la eficiencia mecánica del cuerpo y de una optimización de las funciones orgánicas: neuromusculares, cardiorrespiratorias, metabólicas, psicológicas.

Ayudamos a conseguir objetivos

• Potenciación de la salud y mejora aspecto físico.
• Prevención del dolor y la enfermedad (aguda o degenerativa).
• Tratamiento de los procesos degenerativos (artrosis, discopatías, mioatrofias…).
• Antiaging (ralentizar los procesos de envejecimiento celular).
• Mejora de la postura y mecánica corporal.
• Incremento y Optimización del Rendimiento Deportivo.
• Tratamiento y mejora de alteraciones metabólicas (diabetes, colesterol…).

¿Cómo lo hacemos? A través de un estudio individualizado que incluye:

• Historia clínica.
• Estudio y valoración postural.
• Exploración y estudio biomecánico: articular, miofascial, neurológica, neuromuscular.
• Valoración e impresión diagnóstica a nivel postural y biomecánico.
• Plan de tratamiento: tratamiento osteopático y fisioterapéutico, plan de readaptación muscular  y recomendaciones en hábitos de salud/deporte.

Osteopatía y deporte: una asociación muy beneficiosa

¿Por qué siempre se me sobrecarga más una pierna que la otra al entrenar? Hace tiempo que tengo molestias en los músculos isquios de una pierna, me duele el gemelo siempre que hago un entrenamiento largo, etc. Estas son algunas de las frases que oímos habitualmente en personas que hacen deporte de manera regular. Al no ser un dolor provocado por un golpe, caída o accidente, debemos sospechar que algo ejerce de manera continua una carga desequilibrada. El factor causante de este dolor es lo que llamamos un microtrauma repetitivo.

A veces uno puede pensar que  ha entrenado demasiado o no ha incrementado el volumen e intensidad de entrenamiento de manera progresiva y que por eso sufre estos dolores o molestias. En este caso, la primera pregunta que se debe hacer es: ¿Por qué solo me duele una pierna, un hombro, una rodilla, y no ambas?

Es obvio que cuanto más entrenas más probabilidad tendrás de fatigar y sobrecargar el sistema músculo-esquelético pero, en principio, debe ser bilateral, es decir,  los dos partes de tu cuerpo por igual. Por este motivo hay que valorar las causas de esos dolores en un solo lado únicamente.

El sistema postural y su integración fisiológica con el aparato  locomotor y, especialmente, la columna vertebral, desempeñan un papel central en la génesis de gran parte de los dolores y molestias musculares. Muchos dolores y lesiones de carácter funcional, o sea, no traumáticos, están asociados a limitaciones de movimiento de la columna vertebral y/o de la pelvis. Estas restricciones de movimiento en una determinada área del cuerpo, con el tiempo, pueden llegar a estar casi totalmente limitadas. Es lo que llamamos bloqueo o fijación articular, generando que determinados fasciales y músculos trabajen constantemente tensos, rígidos y acortados. Esto provoca que otras articulaciones cercanas a la “fijación o bloqueo” tengan que suplir esta falta de movimiento, convirtiéndose en articulaciones hipermóviles. Es entonces cuando ya tenemos dolor o una lesión provocada por un desequilibrio tanto articular como de las cadenas musculares y fasciales.

Ejemplo de lesión común

Dolor en tendón de Aquiles y/o músculos soleo y gemelos que aumenta al realizar esfuerzo repetitivo (carrera a pie, ciclismo o simplemente, caminar). Es una lesión que puede estar provocada por una fijación de la pelvis en rotación posterior. Esto genera que haya determinados grupos musculares que trabajen en constante lesión.

La sobrecarga en soleo, gemelos y tendón puede estar ocasionada por una sobreprogramación de la cadena muscular de extensión de toda la pierna, o por sobrecarga de la cadena muscular posterior. En otras ocasiones encontramos que varias vértebras de la columna están fijadas en una determinada posición de rotación, lo que provoca una ligera tendencia a cargar más una pierna que la otra, lo que generará a corto y medio plazo este tipo de dolor por sobrecarga de una pierna.

Osteopatía en obstetricia y uroginecología

Según el concepto y la filosofía osteopática y su visión global del organismo, podemos actuar en el campo de la obstetricia y uroginecología, atendiendo a las posibles alteraciones funcionales que se pueden generar a nivel visceral, estructural, neurovegetativo y hormonal, mejorando la funcionalidad y el equilibrio entre ellas. Es por ello, que esta disciplina ofrece beneficios a mujeres en las diferentes etapas vitales.

Desde un punto de vista obstétrico, la osteopatía puede ayudar en las diferentes etapas de la gestación, facilitando la adaptación de la mujer a todos los cambios  posturales y estructurales, viscerales y fisiológicos que se producen durante el embarazo.  El aumento de peso, combinado con el cambio de presiones a nivel abdominal, crea un desplazamiento del centro de gravedad, que unido al incremento de la elasticidad debido a la impregnación hormonal, puede generar un estrés a nivel de las diferentes estructuras,  generando síntomas como:

• Dolor generalizado a nivel de toda la columna.
• Dolor irradiado a región púbica.
• Ciáticas.
• Congestión perineal (varices vulvares).
• Congestión de EEII.
• Estreñimiento.
• Dolor costal.
• Acidez y reflujo.

Así mismo, el tratamiento osteopático en esta etapa, ayuda a la preparación y liberación  de todas las estructuras implicadas durante el parto, para poder facilitar y mejorar el proceso de dilatación y expulsivo.


En el post-parto, el cuerpo de la mujer debe adaptarse de nuevo a una reestructuración y recuperación del equilibrio, tanto desde el punto de vista más estructural como desde un punto de vista visceral y hormonal, independientemente de si se ha producido un parto vaginal o un parto por cesárea. Por ello, la terapia osteopática ayuda en esta etapa en disfunciones como:

• Alteraciones del eje del centro de gravedad.
• Alteraciones del equilibrio de las presiones tóraco-abdominal y pélvico.
• Dolor a nivel de columna.
• Dolor abdominal.
• Dolor pélvico y perineal (vaginal, anal).
• Alteraciones funcionales de la lactancia.
• Alteraciones funcionales digestivas e intestinales.
• Alteraciones de la mecánica muscular del conjunto abdominal y pélvico.

Podemos resumir que el tratamiento osteopático en esta etapa, ayuda mejorando las habilidades y la fisiología del cuerpo de la mujer, para adaptarse a todos los cambios de una forma eficiente, mejorando su confort y el del  bebé.

Desde el punto de vista uro ginecológico, la osteopatía también tiene un campo de actuación muy amplio.  Anatómicamente, sabemos que útero y ovarios están directamente comunicados con estructuras vecinas como son vejiga, recto  y peritoneo (sistema digestivo) a través de todo un sistema de ligamentos y de fascias. Además sabemos que existen diferentes hormonas, cuya secreción depende de estructuras situadas a nivel craneal,  que viajan por el torrente sanguíneo hasta llegar a su órgano diana. Y, todo este sistema es interdependiente del sistema nervioso neurovegetativo, cuyos centros se sitúan a nivel craneal y vertebral.

Así, restricciones de movilidad  de estas estructuras pueden ser responsables de diferentes disfunciones dentro de la esfera uro-genital, provocando síntomas como:

• Alteraciones del ciclo menstrual: Dismenorreas, Amenorreas, Menorragias.
• Irregularidades del ciclo (oligomenorrea, polimenorrea).
• Dispareunias.
• Endometriosis.
• Quistes ováricos.
• Alteraciones hormonales.
• Problemas para concebir.
• Clínica asociada a la menopausia: sofocos y sudoración, sequedad de mucosas.
• Incontinencias urinarias y/o fecales.
• Prolapsos de vejiga, de útero o de colon.
• Infecciones urinarias recurrentes.

Osteopatía pediátrica

La osteopatía pediátrica es una de las especialidades más apasionantes de la osteopatía, porque permite evitar una gran cantidad de problemas, sobre todo los derivados del parto (cesárea, bebés prematuros o con retardo, parto con fórceps o ventosas, deformidad craneal…). El osteópata especializado en bebés es una figura poco desarrollada en nuestro país, pero en otros lugares se encuentra incluso presente en la misma sala de partos y se incluye dentro de los servicios de la Seguridad Social.

¿En qué casos es aconsejable visitar a un osteópata?

• Cesárea.
• Bebés prematuros o con retardo.
• Parto con fórceps o ventosas.
• Fase expulsiva prolongada (más de una hora).
• Plagiocefalia (deformidad craneal).
• Problemas viscerales, respiratorios y ORL (oídos).
• Problemas oftalmológicos.
• Patología neurológica y estructural (tortícolis congénita, dificultades en la succión, etc…).
• Escoliosis y problemas estructurales.
• Cólicos
• Reflujos
• Trastornos del sueño

En la Clínica Arvila Magna contamos con un equipo de expertos con amplia formación y experiencia en el campo de la osteopatía pediátrica, ayudando a los más pequeños de la casa a mejorarles la calidad de vida.

Arvila Magna - Osteopatía Pediátrica