¿Qué enfermedades desvela la salud de tu boca?

Actualmente, la relación entre la salud bucodental y cómo repercute en el resto del organismo, no solo no se pone en duda, sino que una gran cantidad de estudios demuestran su estrecha relación. Lo que se manifiesta en la boca puede influir al resto del cuerpo y lo que ocurre en el resto del cuerpo puede tener repercusión en la boca. En otras palabras, la salud bucal es importante y está relacionada con la salud y el bienestar general.

Cada vez conocemos más las consecuencias que tiene una deficiente salud bucal sobre el estado general del individuo. A pesar de que no solemos percibir las enfermedades de la boca como potencialmente peligrosas, éstas pueden complicar otros procesos patológicos que sí consideramos más importantes, como enfermedades cardiovasculares, diabetes, artritis, partos prematuros en embarazadas, disfunción eréctil en los varones, etc. Incluso se ha demostrado que existe un vínculo entre las enfermedades de las encías y un bajo rendimiento deportivo.

 

Así que, no podemos pensar de ninguna manera que la boca es una parte aislada de nuestro organismo y que funciona de forma independiente. Hay que tener en cuenta que como hay un sistema común de mucosas, si nos sangran las encías por tenerlas inflamadas, lo estará muy probablemente nuestro intestino. Además, si coincide que una de las fases de depuración de nuestro hígado, dónde eliminamos nuestras hormonas del estrés, no se realiza correctamente, acumularemos más este tipo de hormonas, aumentando el riesgo a tener mayor predisposición a sufrir ansiedad.

De la boca y mediante el torrente sanguíneo se pueden propagar bacterias y otros gérmenes a otras partes del cuerpo.  Así, se explicarían algunos problemas cardiovasculares relacionados con la salud de nuestras encías. Si alguna de estas bacterias llega al corazón, allí se adhieren a cualquier área y causar inflamación, teniendo como resultado enfermedades como la endocarditis, que es una infección del revestimiento interno del corazón. Según la Asociación Americana del Corazón, otras condiciones cardiovasculares como la arteriosclerosis (arterias obstruidas) y la apoplejía también se han relacionado con la inflamación causada por las bacterias bucales.

Según los expertos que participaron en una investigación, las personas con periodontitis, sobre todo los varones entre 40 y 50 años, tienen entre un 25 y un 50 % más posibilidades de sufrir una cardiopatía isquémica.

Por otra parte, los pacientes con enfermedad periodontal podrían padecer diabetes de tipo 2 con mayor frecuencia que aquellos con las encías sanas. La enfermedad periodontal también puede contribuir a aumentar el riesgo de sufrir las complicaciones asociadas a la diabetes. Los diabéticos con periodontitis o piorrea avanzada pueden tener un riesgo de mortalidad cardiorenal tres veces mayor que los diabéticos que no la padecen.

Por otro lado, la infección en la boca puede aumentar los niveles de azúcar en la sangre y hacer que la diabetes sea más difícil de controlar. Se ha constatado que los adultos con una diabetes mal controlada tienen un riesgo tres veces más alto de tener enfermedad periodontal que aquellos que no tienen diabetes y, aunque con mucha menor frecuencia y relevancia, la diabetes también podría causar otros problemas bucales como infecciones como la candidiasis oral, boca seca, boca ardiente, agrandamiento de las glándulas salivales, infecciones post-exodoncia (extracción dental), o alteraciones en la percepción del gusto.

 

Recuerda visitar a tu dentista con regularidad, te ayudará a prevenir el desarrollo de problemas. También es importante mantener a tu dentista informado sobre cualquier cambio en tu salud en general, ya que muchas enfermedades pueden afectar tu salud oral también.

 

Otro ejemplo relevante de relación cuerpo-boca tiene que ver con la artritis. Una de las mejores armas contra las articulaciones hinchadas y doloridas que caracteriza a la artritis reumatoide puede hallarse simplemente en la silla del dentista. Al menos un estudio pequeño aludió que tal podría ser el caso.

Se dividió a grupo de 40 personas con artritis reumatoide severa en dos grupos: a uno se les hizo una limpieza profunda en consulta y al otro grupo se le dieron instrucciones sobre cómo limpiar los dientes en casa. A las seis semanas, el grupo que recibió la limpieza por parte de los odontólogos mostró significativamente menos dolor y rigidez matutina, además de menos articulaciones inflamadas y doloridas que el grupo que se limpió los dientes en casa.

Si las bacterias orales están implicadas en el desarrollo o la evolución de la artritis, o si la inflamación bucal de alguna manera alimenta la inflamación de las articulaciones, se podría deducir que erradicar la enfermedad periodontal también ayudaría a prevenir o tratar la artritis.

Distintos estudios han demostrado una posible asociación entre la periodontitis y el deterioro cognitivo. En uno de ellos, detectaron evidencias de la bacteria encargada de la periodontits en muestras de cerebro de personas con Alzheimer, así que posteriormente utilizaron ratones para demostrar que la bacteria puede encontrar su camino desde la boca hasta el cerebro.  Se constató que dicha bacteria invade e inflama las regiones del cerebro afectadas por el Alzheimer; que las infecciones de las encías pueden empeorar los síntomas en ratones genéticamente modificados para tener Alzheimer; y que puede causar inflamación cerebral parecida al Alzheimer en ratones sanos.

La disminución del rendimiento deportivo provocado por problemas bucodentales se deriva, fundamentalmente, de la presencia de dolor, peor calidad de vida, menor bienestar y la existencia de inflamación sistémica. En concreto, la periodontitis se relaciona con mayor riesgo de aparición de contracturas musculares, fatiga muscular y recuperación más tardía de las lesiones musculares.

Durante el embarazo las infecciones de diversa índole pueden poner en riesgo el curso normal del mismo e incluso comprometer la salud del neonato, siendo los partos prematuros y el bajo peso al nacimiento las patologías que con más frecuencia se asocian con las infecciones. La inflamación podría difundirse a la unidad fetoplacentaria, a través de la circulación sanguínea. La placenta es vital para el intercambio de nutrientes entre la madre y el feto, por lo que un daño tisular en la placenta puede contribuir al retraso del crecimiento del bebé, con posible bajo peso al nacer.

Un reciente estudio, también ha revelado que el 74% de los pacientes con disfunción eréctil presentaron periodontitis, de tal manera que los pacientes con mayor disfunción tenían mayor lesión periodontal. Los pacientes con periodontitis tuvieron 2,28 veces más probabilidad de sufrir disfunción eréctil que los pacientes periodontalmente sanos.

 

 

La conclusión de todo esto es entender que la relación boca con el resto de nuestro organismo y el estado de salud de ambos, está más relacionado de lo que hasta ahora creíamos. Tu salud bucal brinda pistas sobre tu salud general, o que los problemas en la boca pueden afectar el resto del cuerpo. Como muchas zonas del cuerpo, la boca está repleta de bacterias, la mayoría de las cuales son inofensivas. Normalmente, las defensas naturales del organismo y un buen cuidado de la salud bucal, como cepillarse los dientes y usar hilo dental a diario, pueden mantener estas bacterias bajo control. Sin embargo, si no se mantiene la higiene bucal adecuada, las bacterias pueden alcanzar niveles que pueden provocar infecciones o problemas más allá de los bucales. Además, siempre es recomendable las visitas regulares de control a tu odontólogo de confianza.

De todo ello hablaremos con el Dr.  Josep Cuquerella el martes 18 de junio a las 19h en la farmacia Coliseum de Barcelona.

 

Actividad gratuita

Reserva de plazas:

Salud y Encías: Más allá de la Boca