¿Qué es el famoso PNIE del que todo el mundo habla?

 

Seguro que más de una vez, esperando a que llegara una situación en la que has depositado grandes expectativas, como unas vacaciones o una celebración muy deseada, y tras un largo período de estrés por la espera, ha llegado el día y ¡zas!… te has puesto enfermo o has tenido por ejemplo, alguna reacción en la piel. ¿Vienen exámenes o aparece la regla? Entonces parece cambiar por completo tu tránsito intestinal. Pero ¿por qué sucede esto? Más allá de ser el resultado del karma, hay una disciplina que nos lo puede explicar muy bien, y es la llamada Psiconeuroinmunología.

Hablaremos de ello y más concretamente, sobre cómo influye tu salud hormonal en el resto de tu organismo, el próximo jueves 25 de octubre con el psiconeuroinmunólogo Xevi Verdaguer.

Aunque a lo largo de la historia ha existido siempre una curiosidad en relacionar el estado de nuestra psique con la salud, Aristóteles ya nos decía: “No hay cambio en la mente y en el alma que no se refleje en el cuerpo”; los primeros estudios científicos al respecto se desarrollan a partir de los primeros años del siglo XX. Así que, la historia de la Psiconeuroinmunología no es tan reciente como, en un principio, podríamos sospechar.

Uno de los pioneros en interesarse en las interacciones entre el cerebro y sistema inmunológico, fue el Dr. George Solomon. A él se le considera uno de los padres de esta disciplina, que como casi todas las iniciativas dentro de la medicina, encontró en sus inicios una resistencia por parte de la comunidad médica. A pesar de ello, Solomon persiguió estas ideas con insistencia. En una entrevista comentaba “La tenacidad, la tolerancia a la frustración y creer en el estímulo de algunos e ignorar el negativismo de otros juegan un papel importante en la fructificación de nuevas observaciones y teorías”. La segunda mitad del siglo XX estuvo plagada de experimentos científicos, que con esta perseverancia descrita por Solomon, avalarían la estrecha relación entre el sistema nervioso y nuestro sistema inmune.

El término Psiconeuroinmunología, que hay que decir,no les resultó muy escueto, se acuña definitivamente en 1975 por dos científicos R. Ader (psiquiatra clínico y psicólogo) y N. Cohen (inmunólogo). Y a partir de entonces ya podemos contar oficialmente con una disciplina que nos explicará la interacción de los sistemas en nuestro organismo.

Los experimentos de Ader y Cohen, que abordaban la importancia de la comunicación entre las células del sistema inmune, hormonas y neurotransmisores, fueron replicados a lo largo de las últimas décadas del XX, obteniéndose siempre resultados similares. La aparición de enfermedades inmunes vienen ampliamente asociadas a enfermedades mentales, o tienen mayor incidencia en personas que padecen estrés o depresiones. Llegando a demostrar que todas las enfermedades son el resultado de la interacción entre múltiples factores, que dependen tanto del agente agresor (bacteria, virus, agente carcinógeno), como del organismo agredido (genéticos, endocrinos, nerviosos, inmunológicos, emocionales y comportamentales). 

Según el Dr. Solomon, la PNIE, estudia los mecanismos biológicos a través de los cuales las emociones, la actitud, la capacidad de asimilación y superación, las características de personalidad y otros factores psicológicos ejercen una acción en la aparición y la evolución de enfermedades dependientes de la resistencia inmunológica.

Resumiendo, todos estos estudios, llegaron a la conclusión que el sistema inmunológico está estrechamente relacionado con el sistema nervioso central y con el sistema endocrino. Estos tres sistemas se comunican entre sí de forma multidireccional a través de los neurotransmisores (liberados por el cerebro), hormonas (sistema endocrino) y citoquinas (sistema inmunológico). Dicha relación se establece en el embrión y continúa toda la vida.

 

 

Así, nuestro sistema nervioso, que es un canal capacitado para traducir los sentimientos en sustancias bioquímicas, entre otras muchísimas funciones, puede producir un cambio en el sistema inmune, es decir en la producción y función de los linfocitos, neutrófilos, Natural Killers,… Y más apasionante es aún a la inversa: como una infección o una inflamación nos puede predisponer a tener una actitud determinada en la vida, debido a la producción de unas determinadas citoquinas, los mensajeros que le comunican al cerebro como se encuentran los distintos órganos de tu cuerpo.

Todo queda comunicado, y conociendo el mecanismo de acción es más fácil acercarte a los posibles orígenes que está causando un problema de salud determinado.

La vivencia y expresión de emociones positivas, el apoyo social, la resiliencia, el optimismo, la autoestima, la inteligencia emocional, la esperanza, la percepción de autoeficacia o las estrategias de afrontamiento efectivo al estrés, se describen entonces como protectores y potenciadores de salud.

 

La salud hormonal. La interacción de los estrógenos y la histamina.

Los estrógenos hacen referencia, por lo general, a la salud de la mujer, pero dicha hormona está presente también en los hombres, y desempeña funciones importantísimas y vitales en ambos sexos.

Unos niveles adecuados de estrógenos te garantizan una buena salud ósea, buena circulación, buena hidratación de las mucosas y de la piel, buena memoria, buen humor, concentración, deseo sexual, etc.

En el caso de las mujeres: ¿sufres de dolores premenstruales? o ¿tienes quizás las mamas fibrosas?

El exceso de estrógenos es la principal causa de algunos trastornos en mujeres que padecen migrañas, colon irritable, fibromialgia, ansiedad y enfermedades autoinmunes. Distintas dolencias que de hecho, son tratadas por diferentes especialistas. Pero el origen que lleva a ellas, es el mismo: un exceso de estrógenos condiciona a tener un exceso de histamina en el organismo.

¿Creías que todo era crónico? ¿Qué deberías tomar siempre antihistamínicos, antiinflamatorios y ansiolíticos?

Aprenderás a reducir los niveles de histamina en tu cuerpo, facilitando su eliminación y previniendo así el acúmulo tóxico con graves efectos en muchas personas.

Si eres un hombre aprenderás que el exceso de estrógenos te provoca un mayor acúmulo de grasa en las caderas, muslos y en la zona de las mamas, etc. y esto no nos gusta. El predominio de estrógenos nos llevará a padecer hemorroides, varices en los testículos, infartos o, tal vez, ictus cerebral.

Para hablar de ello, hemos preparado una charla con Xevi Verdaguer, el próximo jueves 25 de octubre a las 19h en nuestro local de Arvila Formación .

 

 

 

Si estás interesado en asistir a la conferencia, reserva antes tu entrada mediante:

Telf: 936 110 869

Mail: formacion@arvilamagna.com

Plazas limitadas.

Precio: 25€.

Clínica Arvila Magna
Local Formación. Diagonal, 442. Barcelona