Si quieres sal… que sea natural


salina cortada blog
La sal formar parte de lo que se denomina los “venenos blancos” pero, ¿realmente es así?
Ciertamente, si hablamos de sal de mesa refinada, puede haber muchos motivos para considerarla nociva para la salud, en tanto que si hablamos de la sal natural (marina o de minas naturales) tiene muchas propiedades.

En un momento determinado, la industria comenzó a refinar la sal prescindiendo de todo lo que no fuera cloruro de sodio, considerándolo “impurezas” para conseguir un producto con menos humedad y más blanco. El proceso de refinado altera su estructura química, perdiéndose la mayoría de minerales, como el magnesio. Un 99% de esta sal es cloruro de sodio, lo que en esta proporción, perjudica los fluidos celulares, sobrecarga los riñones y causa problemas de retención de líquidos. Además, en este proceso de refinado se le agrega hidróxido de aluminio, que actualmente se está relacionado con enfermedades cerebrales (Alzheimer) y del sistema nervioso.

Como la sal refinada queda desprovista de sus propiedades se le añade artificialmente yodo (tóxico cuando se pasa de las cantidades necesarias) y flúor, de efectos tóxicos. También contiene gran cantidad de conservantes que no aparecen en la etiqueta. Muchos alimentos llevan además “sal oculta” que incrementa sustancialmente el cloruro de sodio que ingerimos a diario (embutidos, comida rápida, snacks, conservas, pan…).

Por contra, la sal natural tiene muchos elementos que están presentes en la composición del cuerpo humano. Tanto la sal marina como la de minas terrestres, ambas son excelentes para su consumo. La proced
ente de la tierra puede llegar a tener hasta 84 elementos que componen al ser humano en su exacta proporción.  El agua de mar tieneuna composición muy similar al plasma sanguíneo, habiendo investigadores que aseguran que se podría emplear agua de mar purificada para hacer transfusiones en sustitución de la sangre.

El consumo de sal es bueno en las cantidades apropiadas, si bien no es imprescindible. Según la OMS, la cantidad máxima recomendada es de 6 gramos al día. La utilizamos para potenciar el sabor de los alimentos y hay que tener en cuenta que muchos alimentos la tiene incorporada industrialmente. Desde Arvila Magna recomendamos usarla en poca cantidad e incorporar en la dieta otros condimentos otros condimentos más saludables que también aporten sabor como hierbas aromáticas, ajo, cebolla, hinojo, etc..

contraindicaciones de la sal