Querido dolor de regla: ha llegado el momento de despedirnos.

Querido dolor de regla: ha llegado el momento de despedirnos.

 

¿Hace años qué tienes dolor de regla? Quizás ya desde tu primera menstruación, o igual desde hace ya algunos años. ¿Qué haces para sobrellevarlo? ¿Afecta a tu calidad de vida?

Lo primero que deberías saber es que no es normal tener dolor con la regla y que existen muchas herramientas alternativas a la medicación constante. La ginecología integrativa será de gran ayuda.

Dismenorrea: el dolor de regla

Parece que hemos acabado normalizando un dolor que a menudo va acompañado de molestias en el pecho, cambios de humor, etc … todo lo conocido como síndrome premenstrual, y que en realidad es un signo de que algo no está funcionando correctamente. Muchas veces lo justificamos con “no es tan dolorosa, lo normal” o con “a mi madre o mi hermana también les ha dolido”. Habitualmente cuando se consultan este tipo de molestias, no se encuentran alteraciones significativas y acaban recetando anticonceptivos orales o analgésicos. Pero, hay alternativas a tener en cuenta a la de estar consumiendo fármacos.

¿Qué es la ginecología integrativa?

La ginecología integrativa toma como base lo mejor de la medicina convencional, y la combina con otras terapias complementarias que han demostrado ser eficientes para aportar a la paciente una mejor atención y un tratamiento más completo. Está indicada para aquellas mujeres que deseen ser contempladas desde todas sus dimensiones, es decir, tanto física como emocionalmente. Se trata de un enfoque ampliado de la ginecología convencional con una visión holística e integradora. Eso significa que al diagnosticar posibles problemas del sistema reproductor femenino, una ginecóloga integrativa valorará otros factores como tu alimentación, sueño, estado emocional, operaciones o cicatrices, etc…

Alimentación: qué comer para aliviar el dolor

Hay alimentos que pueden estar causando o agravando estos problemas como lo son la leche de vaca o el gluten, y otros que quizás no estés comiendo lo suficiente.

El pescado fresco y en especial el azul, está indicado en la semana premenstrual y menstrual si eres una persona con tendencia a tener dolor derivado de la inflamación de los tejidos.

En la semana del periodo, intenta no tomar pescado enlatado (atún o sardinas), ya que la comida en este formato contiene histamina, que contribuye a la inflamación de los tejidos, por lo que tendremos más números para a que nos duela o sintamos molestias con la regla.

El plátano tiene un alto contenido en potasio ayuda a la recuperación muscular y a combatir el cansancio y la fatiga. Cuando menstruamos nuestro útero está haciendo un esfuerzo sobrehumano para expulsar lo que ya no necesita, y mucho dolor que percibimos viene precisamente del esfuerzo que hacen nuestros músculos, en especial de nuestro útero y zona genital.

 

Nutrientes como el calcio, magnesio y potasio que se encuentran en alimentos como las espinacas, el plátano el brócoli, las almendras, o la piña; te ayudarán a disminuir las contracciones que causan dolor durante la menstruación. Además, también tienen un efecto positivo a nivel emocional.

¿Y alimentos a evitar? Es importante que elimines aquellos que eleven los niveles de tus estrógenos ya que aumentan el dolor. Procura evitar la cafeína, la sal, el alcohol y los ultraprocesados ricos en azúcares, grasas saturadas y harinas refinadas (refrescos, bollería, precocinados, etc…)

Puede que no sepas que tus horarios de comida también influyen en tus hormonas y que cambiando ciertos hábitos tu dolor puede mejorar o desaparecer.

Terapias que nos ayudan

Cuando el dolor aparece después de una cirugía o un parto, entonces quizá exista una cicatriz que actúe como campo interferente. En esos casos es de gran ayuda tratar con terapia neural, anestésico local que se infiltra en dosis muy bajas en puntos estratégicos. El objetivo de la terapia neural es la búsqueda de posibles sitios de “irritación” o tradicionalmente llamados campos interferentes.

Con la osteopatía se puede mirar con detalle todos los elementos que influyen en el buen funcionamiento de la esfera visceral y urogenital. También será de ayuda para desbloquear posibles restricciones de movilidad en la pelvis mejorando la movilidad y tonicidad de los músculos del suelo pélvico.

Si buscas una visión integradora de la salud, atención personalizada, adaptada a tus necesidades específicas, en la ginecología integrativa encontrarás el soporte y los medios para poder recuperar tu salud de una forma global, desde una visión respetuosa y poco invasiva con tu cuerpo.

Bienvenida a una nueva forma de entenderte.

Para leer más artículos en nuestro blog haz clic en este enlace